Finanzas, Pareja

8 divertidos pasos para enseñarle finanzas personales a tus niños

Ale / 20/06/2018

Cuando tenemos hijos siempre nos empezamos a preocupar que si colecho, educación Montessori, buenos hábitos y ser los mejores padres del mundo, especialmente porque ya nos dimos cuenta que la educación de nuestros padres tenía fallas. Por esto, es importantísimo enseñarles finanzas para niños desde pequeños, para que no suden la gota gorda en las finanzas (o mínimo no tan sudados como tú ahorita).

8 divertidos pasos para que tus niños no sufran por sus finanzas

Si cuando acaba de nacer tu bebé ya te andan diciendo que te sacó los labios, los ojos o la nariz, ¡imagínate que no te saque tus hábitos financieros!.

¿Qué es lo que hay que hacer si ya traen una “predisposición genética” para esto?

¡Educarlos desde niños!

Por esto te dejo los mejores pasos para que tus niños no sufran por sus finanzas en un futuro:

1. Pon el ejemplo

Últimamente, cuando salimos a pasear en las tardes y saludo con un “buenas tardes” a mis vecinos, mi niño también dice “tardeeees”.

Eso me hizo preocuparme por TODAS las cosas que le enseño por medio de mi ejemplo: ver la tv, flojear, recibir a su papá, cómo hablo, etc. Y una de esos grandes ejemplos definitivamente es la manera en la que gasto el dinero en el supermercado, en la tiendita o en un restaurant.

A pesar de que es pequeño todavía (tiene dos años) absorbe todo lo que sucede a su alrededor. Y si tu hijo es más grande: CON MAYOR RAZÓN. El poner en orden tus finanzas te ayudará a ti y le enseñará buenos hábitos a ellos.

Comercial: Para esto, ¡te súper recomiendo mi curso!, es lo mejor para poner en orden tus tiempos, espacios y dinero.

2. El dinero

¿Qué es el dinero? ¿Para qué sirve?

  • Enséñale cuáles son las monedas y los billetes en tu país y cuánto valen.
  • Enséñales el valor de los productos que usan, por ejemplo, cuando vayan a una tienda, muéstrales dónde están los precios y qué artículo es más caro que otro.
  • Habla de cómo puedes ahorrar dinero ahorrando recursos, como la luz, el agua, el gas, etc.
  • Diferencia entre necesidad y deseo: Si empiezan a diferenciar sus sentimientos, será una ayuda genial.
  • Poder de compra: Enseña la diferencia entre los diferentes artículos y sus equivalencias. Por ejemplo, un cepillo de dientes cuesta lo mismo que 2 kilogramos de jitomates o un lápiz cuesta lo mismo que un paleta de dulce.

3. Ganar dinero

Cuando estamos pequeños, no sabemos de dónde sale el dinero. Por ejemplo, nunca entendí en qué trabajaba mi papá hasta los 22 años, así de difícil es su trabajo.

Enséñale a tu hijo o hija cómo ganas tú el dinero:

  • Qué haces en tu trabajo
  • Cómo eso ayuda a generar dinero para la empresa
  • Qué prestaciones tienes: Vacaciones, prima vacacional, aguinaldo
  • Cuándo y cómo te pagan
  • Cómo son las jerarquías: gerente, supervisor, coordinador, etc.

Eso sí, también platícale lo feo:

  • Tus horarios de trabajo
  • Los problemas comunes con tus compañeros o tu jefe
  • Dónde y cómo comes, etc.

Muéstrale que fácilmente y con trabajo el o ella puede ganar dinero también. ¿Qué actividades puede realizar él para obtenerlo?

Algunas ideas para que ellos generen dinero pueden ser:

  • Cortar el césped
  • Lavar el auto
  • Cuidar a niños de vecinos
  • Separar la basura y llevarla a un centro de reciclaje

4. ¿Es bueno darle mesada o domingo?

Creo que es bueno darle lo que normalmente gastarías en ellos e incluso ahorrarías un poco y no te sentirías culpable de no comprarle ciertas cosas (¡yei!).

Puedes darles la cantidad para cubrir:

  • Lunch en la escuela (si es que no le mandas desde casa)
  • Juguetes
  • Dulces o chucherías
  • Transporte si ya se mueve solo
  • Eventos sociales como salidas con los amigos o fiestas
  • Reposición de materiales de la escuela u otras cosas que, por no cuidarlas adecuadamente, se le descompusieron o rompieron
  • Regalos para mamá, papá y familia

Eso sí, no importa si eres de alto o bajo nivel socioeconómico, dale sólo lo necesario para cubrir esto. Con esto el o ella se verán obligados a negociar la mesada si es que no les alcanza, tal y como en un trabajo, o analizar una idea de negocio o trabajos extras a los de la familia.

Mientras están pequeños (en la primaria) puedes darles su mesada cada semana y, cuando veas que están preparados, subirle a cada quincena o mensual. Esto les ayudará a organizarse mejor en cuanto a sus gastos.

Es súper importante que marques una diferencia entre:

  • Mesada base: Que incluye que realicen ciertos trabajos en el hogar, mínimo haciéndose cargo de sus propias cosas, como recoger su cuarto, guardar su ropa, lavar los trastes determinados días a la semana, barrer y trapear su cuarto, hacerse su desayuno o lo que tu consideres como base.
  • Bonos extra: Aquí son actividades que pueden estar fuera de su base, como lavar siempre los trastes, lavar la ropa, lavar el auto, cortar el césped, barrer y trapear la casa, sacar la basura, etc.

Recuerda que esta serie de actividades depende de cómo sea tu vida. Si necesitas ayuda, no dudes en contar con tus hijos y tu pareja para realizar las labores del hogar.

Ellos también viven ahí.

5. Administrar el dinero

Una gran manera de guiarte para enseñarlos es con mi curso gratuito de 10 semanas, no te lo pierdas, ¡por favor!

Los pasos básicos son:

  • Determinar objetivos de ahorro o metas

¿Quiere comprarse un nuevo juguete? ¿Quiere iniciar un negocio? ¿Hacer un viaje? ¿Una computadora nueva?

  • ¿Cómo va a ahorrar y separar sus gastos normales?

Un gran método es el sistema de sobres (para verlo, haz click aquí).

Eso sí, nunca hace mal una alcancía o, mejor, varias alcancías o botes. Así puede separar dependiendo de para qué sea el dinero.

  • Realizar un presupuesto

Define junto con tu hijo para qué utilizará cada peso que tiene en su alcancía, bote o sobre, dependiendo de cada cuánto le entregas su mesada.

Es importante que detalle claramente a dónde va todo y lleve un registro de gastos.

  • Puedes darle bonos extras

Como ya mencioné antes puedes tener bonos extra que cambien cada mes, dependiendo cuál sea el objetivo de tu hijo. Por ejemplo, si va a iniciar su negocio de jardinería para poder comprarse una guitarra, puedes ofrecer doblar el dinero que gane.

Este tipo de motivaciones pueden servir para motivar y premiar su esfuerzo. También pueden servir para crear hábitos positivos en ellos.

  • El préstamo

Si tu hijo ya se gastó el dinero, rompió o descompuso algo importante, puedes prestarle el dinero para que lo reponga. ¡Eso sí! No dejes de lado tu interés por el préstamo, que mínimo debería de ser del porcentaje de inflación que aplica por el plazo que se lo prestas.

Esto los va a enseñar a nunca meterse en deudas y a tener siempre su guardadito. ¡Imagínate si nos hubieran hecho pagar nuestras travesuras!

¡ESO SÍ! No quieras ser gandallita y pedirle dinero sin pagarle intereses, ¡eh!. Ya me la aplicaron en mi momento algunas veces.

  • Compras

Ya que ahorró para lo que desea, es súper importante que lo orientes acerca de qué tipo y calidad de producto debería de comprar. Buscar en diferentes lugares e informarse acerca de las características de cada marca es un paso importantísimo que le servirá mucho para compras fuertes, desde una televisión hasta una casa.

6. Donación

¿Cuántos de nosotros estamos acostumbrados a donar una parte de nuestro dinero a la caridad? Claro está que sin contar el diezmo que a veces se da en las iglesias.

La empatía y solidaridad con las demás personas es un valor invaluable (valga la redundancia) para nuestros hijos.

Puede ser como ellos quieran: ahorrar para repartir cenas en navidad, dar una cantidad mensual a una ONG, donar sus juguetes, donar en caso de desastre natural en su país u otros países o simplemente donar su tiempo.

Puedo apostar que serán muchísimo más conscientes de lo afortunados que son.

7. Inversión

Aparte de explicar cómo funcionan las inversiones, el interés simple y compuesto, también es un buen momento para explicar cómo podría iniciar un negocio con dinero prestado o invertir en un negocio.

Por medio de la página de cetesdirecto.com puedes invertir en cetes (sólo en México) y otros instrumentos para el futuro de tus hijos. Como extra, también cuentan con juegos y cuentos que puedes poner en práctica.

Existen también muchos bancos que cuentan con tarjetas para niños.

8. Aprende jugando

Como la mejor manera de aprender es jugando, en las finanzas no puede ser diferente. Te aseguro que tu también saldrás aprendiendo con alguno de estos juegos, libros y cuentos.

¿Lo mejor? ¡Son totalmente gratis!

Libro:

Juegos:

Cuentos:

Ejercicios:

Si te gustan más los juegos físicos y más clásicos, puedes tomar en cuenta el Monopoly y estos 9 juegos más,

 

Si te gustó este artículo, por favor guárdalo en tus tableros de Pinterest y compártelo en tus redes sociales.

¡No dejes que tu herencia financiera afecte a tus hijos! Por eso enséñales finanzas para niños desde pequeños, para que ellos no suden la gota gorda como tú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *